1508_kshamayoga_illa00064_cr

~Kshama: Definición, Significado y Beneficios~

uk Click on the flag for English

 

Kshama es el término sánscrito que denomina a la virtud que agrupa paciencia, templanza, tolerancia y en cierto sentido el perdón.

Su práctica implica ser comprensivo con los demás y paciente con las circunstancias. Supone mantener serenidad, conformidad y contención ante cualquier acontecimiento, y hacer el bien a los demás, incluso a quienes pudieran pretender dañarnos.

Se trata de uno de los Yamas (restricciones) tradicionales del Hinduismo recogidos en los Vedas y se considera base fundamental para el crecimiento espiritual.

La única forma de alcanzar esta virtud es a través del propio esfuerzo y la experiencia personal ya que no se puede recibir de alguien u obtener mediante el estudio o la lectura de un libro. Sólo se logra al confrontar los problemas honesta y directamente sin ceder a la ansiedad, aceptando las dificultades para poder superarlas, soportando con ecuanimidad y abnegación el sufrimiento y el pesar. Trabajando por tanto con fuerza de voluntad, sacrificio y desapego.

En ausencia de Kshama nos volvemos proclives a malos hábitos como los celos o el odio, que enraízan con facilidad en quienes carecen de esta virtud.

Debe cultivarse aun con mayor interés cuando se pretende hacer frente con éxito a problemas y tribulaciones, aceptando con alegría la adversidad en lugar de lamentarse o ignorar su existencia.

En nuestra vida diaria la impaciencia forma parte del entorno habitual. Todo el mundo tiene prisa y nuestras urgencias colisionan unas con otras. Frustraciones pasadas y proyecciones futuras se solapan. Planeando y añorando o corriendo en pos de supuestas obligaciones nos pasamos la vida dejando en parte de “vivir”. Nada tan sencillo y tan difícil como romper esa rutina, y para hacerlo la práctica del yoga es una herramienta útil y Kshama una buena inspiración, la intención con la que mejorar nuestro estilo de vida y por tanto nuestro bienestar.

Significado

Perdón: Shankarachaya dice que Kshama consiste en no reaccionar cuando se es objeto de golpes o injurias. Quien pudiendo tomar represalias contra las ofensas decide olvidarlas y perdonar al agresor practica Kshama, lo que muestra entereza de carácter aunque a los demás les pueda parecer síntoma de debilidad.

Templanza: La vida está repleta de incertidumbre y son muchas las cosas que no nos agradan con las que tenemos que convivir. Además no existe garantía alguna de que quien hace el bien y se comporta de modo correcto no vaya a sufrir o a recibir un trato injusto. Quien sobrelleva las aflicciones sin sufrimiento y libre de ansiedad y lamentos será indudablemente más feliz sean cuales sean las circunstancias.

Paciencia: Habilidad de esperar por algo que ha de llegar sin experimentar ansiedad, tensión o frustración.

Son tantos los factores que afectan al resultado de nuestras acciones que solo podemos comportarnos según creamos mejor y aceptar con paciencia las consecuencias, cualesquiera que sean.

Vivimos en una era de satisfacción inmediata y por eso nos desesperamos tan fácilmente cuando algo se retrasa. Nos decepciona profundamente que nuestras expectativas no se hagan realidad. Sin embargo el éxito llega a aquel que espera con infinita paciencia.

La impaciencia es causa segura de fracaso y puede afectar gravemente a la salud, siendo en muchas ocasiones señal de que hacemos las cosas como tareas impuestas en lugar de disfrutarlas.

Práctica y Beneficios:

La vida está plagada de incertidumbre. Decidimos nuestras acciones pero sus consecuencias escapan a nuestro control y por tanto la decepción es en ocasiones inevitable. Kshama es necesaria para afrontar estos altibajos en nuestras vidas de modo positivo.

La diversidad es otra característica de la creación. Nadie percibe la realidad del mismo modo ni hay dos mentes que piensen igual. Tenemos que aprender a aceptar los puntos de vista ajenos y acomodar nuestros intereses y los de los demás. Kshama nos permite conseguirlo.

El mayor beneficio que nos aporta Kshama es la presencia de equilibrio en nuestras vidas. Su práctica nos presta ecuanimidad, podemos disfrutar y sentir alegría de modo desapasionado y nos confiere coraje para hacer frente a los desafíos de la vida.

Kshama nos ayuda a deshacernos de la ansiedad asociada al estrés y las prisas y nos aporta calma aliviando nuestra tendencia a preocuparnos. Esta sensación de bienestar puede además suponer una mejora en la salud.