THE HERMIT CRAB SEASON/ LA ESTACIÓN DEL CANGREJO ERMITAÑO

THE HERMIT CRAB SEASON

The New Moon in Cancer the next 9 or 10 of July has a great healing potential, helping us integrate the lessons and revelations from the eclipse season and plant seeds of changes and plans more aligned with our essence and purpose. Some of the changes will slowly develop, root and blossom as they might entail the disappearance of old patterns and the foundation of new structures that will need attention, love, patience and care to properly evolve.

Cancer, ruled by the Moon is the archetypal mother, the nurturer, home and family (for better or worse). A New Moon in Cancer is, by default, auspicious to new beginnings, but the very sensitive nature of the crab (hard outside, soft inside) can make the transition painful, and even sabotage our possibilities by fixating in inherited feelings of shame, lack of worth, frustration or even tiredness and hopelessness.

A snapshot of the sky at the New Moon time wouldn’t describe accurately the dynamics of a narrative that doesn´t stop… movement is life, and the influence of the square between Saturn in Aquarius and Uranus in Taurus is still very present (and will be, with ups and downs, all year round); So unexpected change, frustration and discomfort will appear to show us what we need to acknowledge, change or heal. Mercury retrograde dug deep into our unconscious mind during the last New Moon in Gemini, highlighting the needless complications we deal with on a daily basis both outwards and inwards.

With all that recent baggage plus whatever we were already carrying, we walk through the crab season finding many interactions between personal (closer to Earth, affecting more differently each individual) and transpersonal (further planets more related to the collective) planets. There are intense and subtle aspects that can influence us in very individual ways:

  • The New Moon in Cancer opens a direct connection to our inner child and our sense of safety and home. During 2020 and 2021 those concepts have been redefined and if we haven’t yet, it’s time to wear the hermit crab shell, retreat and check if that works for us and what do we really need to feel safe and at home within.

We also need to assess our ability to emotionally connect, nurture and be nurtured by others from a place of love and forgiveness, being aware we are all hurt and somehow lost, we all want to heal and we make mistakes on the way.

    • A mild opposition to Pluto can drag us into drama or promote valuable transformation. Pluto retrograde stings from Capricorn, ruled by Saturn, so, welcome challenge: Whatever itches and bothers us needs to be reviewed and restored.
    • A mild square to Chiron is a waking call to heal a wound rooted in issues ruled by Cancer: basic needs and emotions, the expression and relationship to our feminine and maternal aspects, family, home, our inner child… all about the support we need and the support we need to provide.
    • A sextile to Uranus adds fresh and uplifting vibes and wise insight.
    • A trine to Neptune softens Cancer’s shell allowing us to be vulnerable and compassionate and wash away old pains free from self-blame or judgement.

Whatever the case, let’s try not to snap out of high sensitivity, better observe and find a way to release any excess of energy. Self-nurturing and self-care practices will be a very supportive tool.

  • Mars joins Venus once a year, this time in Leo, four days after the New Moon. The conjunction is already active at that time and interacting with many other celestial bodies. The meeting of the feminine and masculine energies is a chance of balance them, and the surrounding circumstances point in that direction too. Venus and Mars together in Leo are as well bold and committed lovers, they can be a beautiful and magnificent alliance but there’s a risk of becoming dominant, greedy or possessive.
    • A Sextile to New Moon, although it is a minor aspect, beautifies, strengthen and facilitate a better connection between Cancer and Leo natures. It feels like an auspicious seed to be planted during the nurturing Moon in Cancer and sealed by the kiss of the lovers in passionate Leo
    • First Mars and then Venus, square Uranus in Taurus and oppose Saturn retrograde in Aquarius creating a tense pattern known as T-square: The masculine and the feminine confront their frustrations and limitations and their urge for change and freedom, separately and as a team. The lessons of this pattern can be as hard as worthy as Saturn won’t let us cheat, sending us once and again the mirror we need to face the truth, ugly or not. Uranus cares for humanity and the ideal to reach and cannot be bothered with sentimental arguments, so we can cry or be furious… either we use the opportunity or we miss it. If we are honest and clear, we can learn a lot about ourselves and even leave behind a lot of unnecessary and probably unconscious burden, and it can actually be easy if we trust Venus and Mars lead us under the confident and courageous Leo spell.
    • A mild trine to a very active Chiron highlights the healing potential of this conjunction and a biquintile to Neptune announces its imaginative, original, inspired and beautifying skills as an artistic problem solver
  • Chiron will start retrograde next week, right after the exact meeting between Venus and Mars, giving us a chance to chew and digest all the connections active during the previous days. Chiron not only trines Venus and Mars and squares the New Moon, but also:
    • A Sextile to Saturn and a semisextile to Uranus remind us all the tension and discomfort caused by this two planets has a bigger and therapeutic purpose
    • A Sextile to the North Node of the Moon recall the connection of the healing process with our evolutionary purpose, our dharma in a wider view.

And there are more aspects and celestial bodies’ subtle energy dancing with a divine precision that is beyond our comprehension. Nature follows her own rules and all we can really do is to perceive it in awe and gratefulness, let her move and try to align with her expression within and around. If our shell is becoming small, it might be time to expand; if we don’t need it maybe we are not hermit crabs after all!

May this Moon be kind, nurturing and awards us inspiration and trust.

https://www.timeanddate.com/moon/phases

Much more and better expressed:

LA ESTACIÓN DEL CANGREJO ERMITAÑO

La Luna Nueva  en Cáncer el próximo 9 o 10 de Julio posee un gran potencial sanador y nos ayuda integrar las lecciones y revelaciones de los pasados eclipses y plantar semillas de cambios y proyectos más alineados con nuestra esencia y propósito. A algunos de estos cambios les llevará su tiempo desarrollarse, enraizar y florecer, ya que conllevan la desaparición de patrones muy antiguos y el asentamiento de nuevas estructuras que necesitarán atención, cariño , paciencia y cuidados para su crecimiento adecuado.

Cáncer, a quien rige la Luna, es el arquetipo de la madre, el sustento básico, el hogar, la familia (para bien y para mal). Una Luna Nueva en Cáncer es, por defecto, propicia para nuevos comienzos, pero la naturaleza hipersensible del cangrejo (duro por fuera, blando por dentro) puede hacernos la transición ardua e ingrata, e incluso sabotear nuestras posibilidades si nos quedamos enganchados de sentimientos heredados de vergüenza, flata de valía, frustración o incluso cansancio y desespero.

Una instantánea del cielo durante la Luna Nueva no es capaz de describir con exactitud las dinámicas de una narrativa que no se detiene… El movimiento es vida, y la influencia de la cuadratura entre Saturno en Acuario y Urano en Tauro está aún muy presente (y lo estará, con altibajos, durante todo el año); Así que nos toparemos con  cambios inesperados, frustración y complicaciones que nos muestran aquello que hemos de reconocer, modificar o remediar. Mercurio retrógrado penetró profundamente en nuestra mente inconsciente durante la pasada Luna Nueva en Géminis, remarcando las complicaciones innecesarias con las que lidiamos a diario tanto en el exterior como en nuestro interior.

Con éste bagaje reciente además de todo lo que ya lleváramos encima, atravesamos la estación del cangrejo encontrándonos con muchas interacciones entre planetas personales (más cercanos a la Tierra, afectan de modo más personal) y transpersonales (más lejanos y conectados con el colectivo). Podremos sentir la influencia de aspectos intensos y sutiles afectándonos de modo muy diferente e individual:

  • La Luna Nueva en Cáncer abre una conexión directa con nuestro niño interior, nuestra sensación de seguridad y de sentirnos en casa. Durante 2020 y 2021 esos conceptos se han redefinido y, si aún no lo hemos hecho, ha llegado el momento de retirarse dentro de la concha de cangrejo ermitaño y considerar si estos cambios nos sirven y qué es lo que realmente anhelamos para sentirnos a salvo y en casa en nuestro fuero interno.

También hemos de evaluar nuestra habilidad para conectar emocionalmente, para apoyar y recibir apoyo y sustento desde un espacio de amor, tolerancia y perdón, considerando que todos tenemos nuestras heridas y de alguna manera todos estamos un poco perdidos, todos queremos reponernos y cometemos errores en ese empeño.

    • La oposición no muy intensa con Plutón puede arrastrarnos al drama o promover transformaciones muy valiosas. Plutón retrógrado nos espolea desde Capricornio, regido por Saturno, así que demos la bienvenida al desafío: Aquello que nos moleste y provoque necesita ser revisado y restaurado.
    • La cuadratura con Quirón es una llamada de auxilio para que atendamos heridas enraizadas en temas relacionados con Cáncer: necesidades y emociones básicas, la expresión y relación con nuestros aspectos femeninos y maternales, la familia, el hogar, nuestro niño interior… todo acerca del sustento que necesitamos y el sustento que necesitamos proveer.
    • Un sextil con Urano en Tauro añade frescura, inspiración, tendencias liberadoras y sabiduría intuitiva.
    • Un trígono con Neptuno reblandece el caparazón de Cáncer permitiéndonos ser vulnerables y compasivos, y disolver antiguos tormentos sin juzgarnos o sentirnos culpables.

Pase lo que pase, tratemos de reaccionar súbitamente por estar hipersensibles, es mejor observar y encontrar otras formas de liberar cualquier exceso de energía. El cuidado personal y la atención a nuestro bienestar será una herramienta muy útil para ello

  • Marte se reúne con Venus una vez al año, esta vez en Leo, cuatro días tras la Luna Nueva. La conjunción ya está activa en ese momento e interactuando con otros muchos cuerpos celestes. El encuentro entre las energías femenina y masculina es una oportunidad para equilibrarlas, y las circunstancias que las rodean, apuntan también en esa dirección. Venus y Marte unidos en Leo son además amantes comprometidos y audaces que pueden encarnar una alianza hermosa y magnífica aunque existe el riesgo de que se torne dominante, ambiciosa o posesiva.
    • Forman un sextil con la Luna Nueva, que aunque sea un aspecto menor, embellece, fortalece y facilita una mejor conexión entre las naturalezas de Cáncer y Leo. Como una bendición ofrecida a las semillas plantadas bajo la nutritiva Luna en Cáncer y sellada por el beso de los amantes en el apasionado signo de Leo
    • Marte primero y después Venus formarán sendas cuadraturas con Urano en Tauro y se opondrán a Saturno retrógrado en Acuario creando un patrón de tensión conocido como cuadratura en T: Lo masculino y lo femenino confrontan sus frustraciones y limitaciones y su ansia de cambio y libertad, por separado y en conjunto. Las lecciones de estos parones pueden ser tan duras como valiosas, ya que Saturno no nos permite engañarnos, y nos mandará una y otra vez el espejo que necesitemos para mirar a la verdad a la cara por desagradable que sea. A Urano le preocupa la humanidad y el ideal a alcanzar, así que no se le puede conmover o molestar con argumentos sentimentales, así que ya podemos llorar o enfurecernos… o aprovechamos la oportunidad, o la perdemos. Si somos honestos y claros, podemos aprender un montón sobre nosotros mismos e incluso, dejar atrás muchas cargas innecesarias y probablemente inconscientes; y hasta puede ser fácil si confiamos en Venus y Marte para que nos guíen bajo el encanto de la confianza y la valentía de Leo.
    • Un trígono de baja intensidad con un Quirón muy activo realza el potencial curativo de esta conjunción, y un biquintil con Neptuno anuncia su capacidad para ser un artista en la resolución de problemas con imaginación, originalidad, elegancia e inspiración.
  • Quirón comienza su movimiento retrógrado la semana que viene, poco después del encuentro entre Marte y Venus, dándonos ocasión de masticar y digerir todas las conexiones activadas durante las jornadas previas. Quirón no solo forma un trígono con Venus y Marte y una cuadratura con la Luna; además:
    • Un sextil con Saturno y un semisextil con Urano nos recuerda que toda la tensión e incomodidad causada por estos dos planetas persigue un propósito terapéutico más elevado.
    • Un sextil con el Nodo Norte de la Luna evoca la conexión del proceso de sanación con nuestro propósito evolutivo, nuestro dharma en una visión más amplia

Y aún hay más aspectos y energía sutil de los cuerpos celestes danzando con tan divina precisión que escapa a nuestra comprensión. La Naturaleza sigue sus propias reglas y todo lo que podemos hacer es percibirla con asombro y gratitud, dejar que se mueva y tratar de alinearnos con su expresión en nuestros adentros y en nuestros alrededores. Si la concha se nos está quedando pequeña, igual ha llegado la hora de ampliar; si ya no la necesitamos, ¡puede que nunca hayamos sido cangrejos ermitaños después de todo!

Que la Luna sea amable y generosa y nos conceda inspiración y confianza

Comprueba la fecha y hora exacta de la fase lunar aquí:

https://www.timeanddate.com/moon/phases